fbpx

Blog

Yoga para niños, Yoga en la escuela

utthita-

trikonasana-150-nia

Yoga para niños, Yoga en la escuela.

Aprovechando el inicio del nuevo curso escolar, he pensado que era un buen momento para hablar del Yoga para niños pero también dando un enfoque mas amplio para hablar de la práctica del Yoga en la escuela. Puedan parecer sinónimos ambos términos pero no es así, al hablar de Yoga para niños estoy hablando de los beneficios que aporta la práctica del yoga desde una edad temprana, ya sean niños o adolescentes En cambio al hablar de Yoga en la escuela estoy transcendiendo el ámbito puramente individual de cada niño o adolescente para ir un ámbito más público y reivindicativo buscando integrar dentro del sistema educativo la práctica de yoga como una actividad más, en todos los niveles desde primaria hasta los últimos niveles escolares.

 

Yoga para niños.

A estas alturas creo que ya nadie duda de los beneficios que aporta la práctica del Yoga todas las personas de cualquier edad, sexo e incluso estado físico por tanto no sería necesario hablar específicamente de estos beneficios aplicados a los más pequeños, que también al igual que los adultos, los niños y adolescentes sufren el agitado ritmo de vida y del estrés como una carga que les hemos impuesto para vivir en esta sociedad Occidental competitiva que llamamos Moderna y desarrollada.

Como padres muchas veces no nos damos cuenta que lo que buscan los niños en sus actividades diarias, es el juego y la diversión, los niños son curiosos e inquietos por naturaleza es la forma en que la naturaleza nos ha dotado de una maravillosa capacidad de aprendizaje en base a todo lo que nos gusta, pero normalmente lo que les gusta a los mas pequeños es todo lo que en esta sociedad le negamos desde pequeños. Queremos que los niños se adapten desde pequeños a situaciones y comportamientos de adulto, les obligamos o "educamos" para que se comporten con educación, o sea que están callados y no se muevan, cuando nos conviene a nosotros como adultos y expresamos a través de ellos nuestras frustraciones cuando les hacemos participar de actividades competitivas como si fuesen adultos y lo que es más grave, transmitimos inconscientemente en nuestro rostro o en comentarios nuestra decepción cuando no cumplen nuestras expectativas.

utthita-parsvakonasana-450-nia


Actualmente a los niños desde su más tierna edad se les educa a ser los mejores, tienen que ser mejores que sus compañeros de clase, sacar las mejores notas, ser el mejor de la clase y se les premian si los consiguen o se les castiga si no cumplen nuestras expectativas como padres, no se tiene en cuenta su edad, les queremos convertir en adultos precoces, con innumerables tareas y actividades extraescolares muchas de ellas competitivas y muy alejadas de su intereses.

Esta intensa presión y competitividad hace que los niños se vuelvan muy vulnerables a las alabanzas y a las críticas. Si son buenos en las actividades y se lo reconocemos, muchas veces, se convierten en prepotentes y ególatras. En cambio si son mediocres o no consiguen nuestros objetivos pueden sentirse unos fracasados. También encontramos niños a los que no se les presta casi ninguna atención, tan solo deseamos que no nos den muchos dolores de cabeza y pasan horas y horas aislados frente a un televisor, la consola o el ordenador. Son niños en muchos casos introvertidos y con faltas importantes afectivas y emocionales.

Todo ello hace que hoy en días nuestros hijos estén sometidos a una gran presión física, emocional, intelectual, etc que da lugar a problemas que afloraran con el paso de los años cuando los niños se convierten en adolescentes o ya como adultos.

La práctica del Yoga en los mas pequeños viene a intentar a superar estos problemas ayudándoles a canalizar sus emociones, a que se sientan en armonía y felices con ellos mismos, aprendiendo a cuidar su salud física y emocional.

En el Yoga no hay premios ni castigos, vencedores ni perdedores, ni buenos ni malos. La práctica de yoga no es competitiva, la recompensa del yoga procede simplemente de la práctica en sí misma y cuando los niños descubre este enfoque sin presiones, sin competiciones sin tener que rendir cuentas a nadie es cuando empiezan a sentirse libres, sin presiones, creando en ellos una sensación de confianza, autoestima y libertan que les ayuda a eliminar todas sus tensiones. Esto constituye el mejor antídoto y ayuda que puede tener un niño.

El yoga aborda la vida de una forma no competitiva, sin tratar de ser mejor que el otro, sin compararnos con los demás, sin tener como único objetivo el resultado de nuestras acciones, tan solo realizar nuestros deberes con imparcialidad "El camino siempre es mejor que el destino". En el Bhagavad-gita, se dice que centrarse en el resultado de nuestras acciones conduce a la ignorancia, mientras que trabajar lo mejor que podamos, sin preocuparnos por si triunfamos o fracasamos en ello, conduce a la sabiduría.

Una clase de Yoga para niños, debe de estar especialmente preparada y diseñada para ellos, no puede ser igual que una clase para adultos con mucho tiempo en cada postura y con explicaciones de los diferentes ajustes. Una clase de yoga para niños hay que adecuarla para que sea casi como un juego, una manera divertida de desarrollar su potencial creativo y su capacidad de superar retos sin presiones.

Por lo general una clase con niños debe ser más dinámica y activa, se debe de poner más acento en el trabajo psicomotriz, en la coordinación de los movimientos para que sea consciente de su propio cuerpo. El reto forma parte del mundo infantil, hay que lograr cada día nuevas proezas, nuevas habilidades, pues el niño necesita sentir que crece, que ya es un poquito más mayor y esto es una labor extra y agotadora para un profesor de yoga para niños que debe ser capaz de estimular a los niños y crear una sesión creativa, estimulante y divertida que evite el aburrimiento, llena de actividad y adaptada a las edades de los niños. Incluso se debe de tener en cuenta las edades de los niños para poner más acento en uno u otro aspecto, no es lo mismo niños de 6, 7 u 8 años que es una edad adecuada para iniciar la práctica del yoga, que una clase con niños de 11 o doce años donde son más conscientes y se puede ir a otros aspectos.

Para el niño más inquieto o ansioso, el curioso o el activo, es una manera de canalizar su energía y su estrés, aprendiendo a relajarse y concentrase más y mejor. Para el niño más tranquilo y menos activo, le ayudará a activar su cuerpo, Para el niño más tímido, callado o vergonzoso le ayudará a perder su miedo ante los demás y que se abra al universo que les rodea, ayudándole a reafirmar su autoestima. En todos ellos es una oportunidad de aprender jugando, de conectar los dos hemisferios del cerebro, de reconocer y potenciar sus propias habilidades, generando con el tiempo un estado de mayor seguridad, relajación y confianza en sí mismo.

Son muchísimos los beneficios del yoga para niños que podrimos agruparlos en 3 categorías:

A nivel físico. El yoga para niños aumenta la flexibilidad y mejora la coordinación de movimientos. Mejora la capacidad respiratoria y ayuda a tomar conciencia corporal, algo que resulta bastante inusual en los niños. También mejora el equilibrio por lo que resulta de gran utilidad a niños con problemas de agilidad o de bajo tono muscular. Mejora los hábitos posturales, mejorando y eliminando problemas de columna vertebral y espalda. Así como estimulando el sistema circulatorio, el sistema respiratorio, entre otros.

A nivel intelectual. Potencia la atención y la memoria. Ayuda a relajarse, algo especialmente útil para niños muy activos. El yoga infantil aumenta la estimulación y motivación. Aumenta el rendimiento escolar. Mejor desarrollo de la atención, concentración, memoria e imaginación, Se encuentran menos estresados y aprenden a respetar las diferencias, así como a ir más allá ante los retos de la vida.

A nivel emocional. El yoga también contribuye a desterrar los miedos nocturnos y a combatir el insomnio infantil. Ayuda a controlar el nerviosismo, reduce la agresividad y aumenta la concentración. Mejora la autoestima, baja en el nivel de estrés infantil y armoniza la personalidad y el carácter. Contribuye a una mejor comprensión e interacción con los demás, aprendiendo a relajarse para hacer frente al estrés, a las situaciones conflictivas disminuyendo la agresividad, problemas muy videntes en la sociedad actual.

Hasta aquí esta primera parte de Yoga para niños, en un próximo artículo abordare desde el punto de vista de la necesidad del Yoga en la escuela, con algunos ejemplos de experiencias reales que ya se están dando en España, os dejo con estas palabras de Guruji

"Los niños aman la velocidad. No les gusta la monotonía.
Quieren variedad y novedad en todo.
Los niños observan nuestros ojos , por lo que nuestros ojos deben ser tan avispados como los suyos. Entonces les viene la concentración.
Los niños se controlan por sus ojos, no por palabras."

Guruji B.K.S. Iyengar

fuentes y bibliografía

Artículos más vistos

Últimos Tweets

Contacto

Avda. Juan Carlos I, 10 Entlo.
03203  Elche Alicante
España

 Móvil: 668 82 16 01
 info@yogaelx.com