fbpx

Blog

Yoga para la crisis económica

yoga-y-crisis

Yoga para la crisis económica

Si hay un aspecto que afecta emocional y físicamente al ser humano de forma importante y global es la "Incertidumbre". Incertidumbre que en este periodo de crisis económica comienza por la falta real o futura de recursos económicos y cómo nos afecta a nuestra forma de vida.


Si el problema es real y no disponemos de ingresos, en el corto plazo podemos racionalizarlo y dentro de las dificultades buscar salidas. Pero es evidente que si se tienen problemas económicos reales y además son de larga duración, el yoga puede ayudar a afrontar la situación de forma más positiva y equilibrada pero lo realmente necesario será encontrar una solución a la falta de recursos.

 
Donde el Yoga puede ayudar de forma directa y muy efectiva es sobre todos aquellos de nosotros que estamos más preocupados por la incertidumbre en el futuro, que por la situación real por la que estamos atravesando. En muchos casos estamos tan preocupados por lo que puede llegar a ocurrir, que nos olvidamos de la realidad, pudiendo llegar a presentar síntomas más graves que otras personas que sí estén sufriendo graves problemas presentes y reales.

Estadísticamente son muchas más las personas que sufren problemas de autoestima, ansiedad, incluso depresión, por causas que solo existe en nuestra mente y cuya probabilidad real de que ocurran son bajas.
Si esta incertidumbre no la sabemos canalizar y se prolonga en el tiempo, con toda seguridad terminará afectándonos física y emocionalmente, incluso puede llegar a convertirse en realidad según el principio acuñado por el sociólogo Robert K. Merton de "La profecía autocumplicada" según la cual "La profecía que se autorrealiza es, al principio, una definición «falsa» de la situación que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación se vuelva «verdadera»."

Todas las crisis, independientemente del tipo que sea, exigen un cambio y en este cambio es donde nos sentimos desprotegidos por el miedo interior a lo desconocido. Buscamos certezas y seguridades que difícilmente aparecen, ya que nuestra propia naturaleza está en constante cambio. Los cambios son inherentes al ser humano, a la naturaleza y al mundo y este es el principio que debemos asumir, "toda cambia constantemente".

Ante los cambios y crisis el ser humano siempre se ha abierto camino. La crisis actual no es una situación nueva, el ser humano siempre ha tenido que afrontar estas situaciones a lo largo de su vida y en diferentes épocas, el problema radica en que pensamos egoístamente que "yo" soy el centro del universo y nadie tiene un problema mayor que el mío.

Quizás esta sociedad hiperacelerada, insaciablemente ávida de noticias y novedades, y sometida a tal avalancha de información, anuncios, estímulos y distracciones hace que nuestra capacidad análisis y búsqueda de nuevas opciones se nos encoja hasta desaparecer, dejándonos indefensos y sin energía para continuar.

En este punto es donde hace mas de 4000 años, en el valle del indo, se desarrolló una ciencia como vía para fortalecernos y afrontar los cambios, asumiéndolos como inherentes la naturaleza humana. Esta ciencia es la que conocemos como Yoga. Una ciencia eminentemente práctica a la que recurrir para superar y afrontar los problemas emocionales, físicos y espirituales del ser humano.

La práctica de yoga es el camino para re-energetizarnos afrontando con fuerza y decisión los retos del cambio y de la incertidumbre de las crisis. La práctica del yoga es un trabajo completo para la mente y el cuerpo, una forma de aliviar el estrés y ver luz en la oscuridad.

La práctica de Yoga permite que el cuerpo y la mente puedan conectarse y centrarse en su interior, tomando conciencia de lo que es verdaderamente importante, enseñándole a vivir en el presente para hacer frente a la situación actual.

La práctica de posturas supinas como Supta Baddha Konasana, Supta Virasana nos ayuda a relajar nuestros nervios y a recuperar la energía, así como mejorar nuestro estado ánimo y sentimientos de tristeza. Son posturas apacibles que relajan el cuerpo y renuevan la mente refrescan el cuerpo y la mente, eliminando la fatiga y calmando los nervios. Facilitan un sueño reparador.

Las flexiones hacia delante como Adho Mukha Virasana, Adho Mukha Svastikasana, Janu Sirsasana, Trianga Mukhaikapada, Paschimottanasana, Ardha Baddha Padma Paschimottanasana, Marichyasana, Parsva Upavistha Konasana, Adho Mukha Upavistha Konasana hacen que el cerebro se relaje y descanse. También relaja el sistema nervioso simpático, reduciéndose el número de pulsaciones y la tensión arterial. En general aportan firmeza y equilibrio en el desarrollo de la flexibilidad física y mental.

Las posturas invertidas como Sirsasana, Sarvangasana, viparita karani, son la mejor manera de crear equilibrio y estabilidad en nuestros sistema interno, ayudándonos a recuperar la energía y crear equilibrio interior. Son posturas recuperadoras, que aportan vitalidad, equilibrio mental y estabilidad emocional. Ayudan en la concentración, porque se incrementa el aporte de sangre al cerebro y son una maravillosa ayuda para el sueño. Sarvangasana fortalece el sistema nervioso y las emociones activando las glándulas tiroides y paratiroides.
Las extensiones de columna estimulan el sistema nervioso central e incrementan la capacidad para soportar el estrés. Estas asanas estimulan y cargan de energía el cuerpo y son muy útiles para la depresión. Tienen un efecto vigorizante y activador.

La práctica de asanas de forma estable y prolongada, sin olvidar la realización de pranayama, nos darán la fuerza para continuar y progresar, siendo conscientes de los problemas pero con la fortaleza de poder afrontarlos, sabiendo que mañana volverá a salir el sol, ayudándonos a centrarnos en las realidades del hoy.

fuentes y bibliografía

Artículos más vistos

Últimos Tweets

Contacto

Avda. Juan Carlos I, 10 Entlo.
03203  Elche Alicante
España

 Móvil: 668 82 16 01
 info@yogaelx.com